CUANDO UNA TEOLOGÍA ERRÓNEA CONDUCE A UN LETAL ANTISEMITISMO

Por Nic Lesmeister
‹ Volver a Blog
Publicado en Artículos DestacadosRecursos Destacados sobre 15 de mayo de 2019

El despertar el interés de la Iglesia respecto a temas relacionados con Israel ha formado gran parte de la misión del MJBI por más de una década. Nuestra mesa directiva se dio cuenta de que los cristianos juegan un papel central en el amar al pueblo judío, siendo algunos de ellos, inclusive, llamados formalmente al ministerio judeo-mesiánico (como lo somos el Dr. Wayne Wilks y un servidor). En Romanos 11:11, Pablo declara que la salvación vino a los gentilesa fin de provocar al pueblo judío a amar a Yeshúa(Jesús).

Los primeros líderes de “los elegidos” (más tarde conocidos como la Iglesia) erantodos judíos, y los tres principales líderes de la Iglesia primitiva —Pedro, Pablo y Santiago— enseñaron claramente, cada uno, que los gentiles que llegaban a la fe en el mesías judío, Yeshúa, tenían el mandato de amar al pueblo judío con el mismo amor desinteresado que Yeshúahabía mostrado hacia ellos.

Cuando los romanos destruyeron Jerusalén en el año 70 d. C. (y de nuevo en el año 135 d. C.), la identidad judía de la Iglesia comenzó a erosionarse. Al ser minoría, los gentiles se convirtieron en mayoría. Subsecuentemente, este nuevo liderazgo gentil hizo grandes esfuerzos por desconectar a la Iglesia de sus raíces y prácticas judías. A lo largo de muchos siglos, la Iglesia pasó de amar desinteresadamente al pueblo judío a perseguirlo activamente (para conocer una historia detallada de ello, recomiendo el libro del Dr. Michael Brown, “Our Hands are Stained with Blood”).

La base generalizada a partir de la que se acepta esta persecución y violencia cristiana contra el pueblo judío, tuvo su fundamento en la horriblemente errónea doctrina de la Teología del Reemplazo o de la Suplantación. Esta es la creencia de que la Iglesia gentil ha “reemplazado” o “suplantado” delante de Dios al pueblo judío como el nuevo Pueblo del Pacto, tanto espiritual como físico, a partir del que vendrá la redención mundial.

Un postulado central de esta doctrina es que el pueblo judío fue reemplazado, olvidado y castigado por Dios por haber rechazado a Jesús como su Mesías. Lo que es más, aquellos quienes se apegan a esta creencia antibíblica algunas veces consideran al pueblo judío como el responsable, tanto histórico como actual,de la crucifixión de  Jesús.

En este momento quizás usted piense, “¡Fiu! ¡Me alegra que tales días en la historia de la Iglesia hayan terminado!”

Sin embargo, el letal sonido de disparos el 27 de abril pasado (el último día de la festividad de Pascua) en una sinagoga de Jabad en Poway, California,nos recuerda dolorosamente que tales días no han quedado atrás.

Un joven de 19 años de edad hirió de muerte a una adorable mujer judía, Lori Kaye, en un acto abiertamente antisemita. A medida que se dio a conocer la noticia, salieron a la luz los motivos del tirador: él odiaba al pueblo judío. Lo que lo hizo diferente, sin embargo, fue que aparentemente se apegaba fielmente a su fe cristiana evangélica.

En una diatriba de siete páginas, el tirador explicaba las muchas razones por las que el pueblo judío merecía morir, creyendo que el matar a judíos glorificaría a Dios. Puede usted imaginarse el shock que su servidor sintió al leer esta composición llena de odio, especialmente dado que el padre del tirador era un líder en la pequeña iglesia a la que pertenecía. ¿Cómo pudo un aparentemente devoto y sincero cristiano evangélico guardar tales creencias antisemitastan contrarias a la Biblia?

Una encuesta reciente llevada a cabo por Lifeway entre jóvenes evangélicos estadounidenses, mostró que solo el 41 % de los encuestados discrepaban con la siguiente afirmación, “La Iglesia ha reemplazado a la nación de Israel o cumplido su papel en el plan de Dios”. Es de temer que el 59 % (¡una mayoría!) de los cristianos jóvenes encuestados se adhieran a la Teología del Reemplazo o tengan dudas sobre lo que es correcto y lo que no.

Desafortunadamente, en su sitio web, la denominación cristiana a la que pertenecía el tirador de Poway, dice creer que la Iglesia ha reemplazado a Israel como el nuevo Pueblo del Pacto delante de Dios. De ninguna forma considero al la iglesia, al pastor o a su denominación, directamente responsables de la atrocidad ocurrida, pero sí creo que ello debería alarmarnos, especialmente a quienes nos interesamos por la generación de creyentes en Jesús menores de 30 años.

A la luz de este escenario, la misión del MJBI de vincular a la iglesia con Israel adquiere una mayor y más inmediata importancia. Si la visión de Pablo era que la Iglesia sincera y amorosamente provocara al pueblo judío a envidiar a quienes conocen a Yeshúa (Romanos 11:11), entonces, ¿qué tanto se ha distanciado la Iglesia de este mandato?

Tan solo quince versículos más tarde, Pablo declara que “todo Israel SERÁ salvo” (Ro. 11:26), tras ofrecer una elocuente ilustración, a través de la imagen del árbol de olivo, de la identidad igualitariade judío y gentil –este último como remanente injertado de Dios. La Iglesia gentil NO reemplaza, cumple el papel de, o suplanta al pueblo judío. Somos unidos a su destino –dado por el pacto con Dios– a través de Yeshúa, el mesías DE el pueblo judío.

Pablo nos dice que cuando los gentiles amorosamente provoquen al pueblo judío a poner su fe en Yeshúa, habrá un avivamiento de “vida de entre la muerte” en las naciones no-judías de la tierra (Ro. 11:15), y en el libro de Efesios vemos repetirse un tema similar en los escritos de Pablo sobre el “nuevo hombre” constituido por judío y gentil, igualmente unidos en el Mesías, pero distintos en sus identidades judía y gentil. ¡Amar al pueblo judío para acercarles a una sincera fe en Yeshúaes uno de los mayores mandatos bíblicos para todo creyente no-judío en Yeshúa!El evangelio es “al judío primeramente y luego a los gentiles” (Ro. 1:16), y hay una increíble bendición reservada para aquellos quienes participan activamente en este ministerio (Génesis 12:3).

Por favor, no minimice este reciente repunte de antisemitismo. La mala teología siempre se ha hallado en el corazón de toda creencia cristiana antijudía, y la única manera posible de combatirla es enseñando la teología correcta sobre Israel y el pueblo judío –¡que es amado por Dios y su prioridad para salvación en Yeshúa!

En el MJBI hemos estado acelerando, con determinación,  nuestra misión de involucrar a la Iglesia y equipar a líderes gentiles que amen al pueblo judío y lo tengan como prioridad en sus esfuerzos de llevar las buenas nuevas de Yeshúa al mundo. El tiroteo de Poway no hace sino enfatizar nuestra necesidad de expandir esta misión hasta los últimos rincones de la Iglesia en los Estados Unidos y en el extranjero.

Gracias por mostrar su compromiso con la teología bíblica respecto a Israel y al pueblo judío. Usted cuanta con más información de la que cree para acercar este saludable entendimiento de Israel y la Iglesia a sus amigos, familiares, y  a su comunidad espiritual. Nosotros tenemos amplios recursos para ayudarle a comprender esto aún más profundamente, así que ¡aprovéchelos!

Que el SEÑOR continúe guiándonos para ser los portadores de la luz de Yeshúa, “al judío primeramente”y después a todas las naciones…¡Comenzando con nuestras propias iglesias y congregaciones!

Nic Lesmeister

Nic LesmeisterNic Lesmeister
Director y CEO

 


¡Reciba nuestras noticias!

Síganos

Revista Zealous

Otoño 2018