Shavuot – festividad rica en importancia profética

Por Rabino Jonathan Bernis
‹ Volver a Blog
Publicado en Festividades JudíasShavuot sobre 24 de abril de 2018

UN TIEMPO DE REFLEXIÓN Y EXPECTATIVA

Shavuot, la Fiesta de las Semanas o Pentecostés, como se le llama en el Nuevo Pacto, es una festividad de finales de primavera, observada en la fecha 6 de Siván del calendario hebreo. Aunque la mayoría de los cristianos conoce de los poderosos eventos del Pentecostés, tal como se registran en el libro de los Hechos, capítulo 2, muy pocos saben de la observancia histórica anual que apuntaba hacia ella. Es importante comprender la observancia de Shavuot en el Antiguo Pacto, así como su significado histórico, para apreciar por completo su cumplimiento en el Nuevo Pacto. Esta fiesta, alguna vez pensada como solo una festividad de la Iglesia, es de hecho una de las mo’adim bíblicas—citas con Dios o tiempos señalados por Dios— y es rica en significado e importancia.

Shavuot ocurre el quinceavo día después del sabbat de Pascua, o el día después de “siete sabbats”; de ahí la palabra griega “Pentecostés” o “cincuenta”. El período entre el sabbat de Pascua y Shavuot es el tiempo de la “cuenta del Omer” (Levítico 23:15-16). Este es un período de transición desde el éxodo de la esclavitud en Egipto hasta la recepción de la Torá en el Sinaí, y del momento de la muerte y resurrección de Yeshúa a la recepción del Ruaj HaKodesh o Espíritu Santo. Es un período de reflexión y un tiempo de creación de expectativa.

PRIMEROS FRUTOS DE LA COSECHA DE TRIGO Y PROFECÍA

De acuerdo con Levítico 23:15-17 y Éxodo 34:22, Shavuot era un festividad agrícola, que marcaba la recogida de los primeros frutos de la cosecha de trigo. A los israelitas se les ordenó ofrecer los primeros frutos al Señor, como agradecimiento por su abundante provisión. Tal como las fiestas bíblicas son alusiones proféticas a lo que ha de venir, la recogida de la primera cosecha de trigo hace alusión a la primera cosecha de seguidores de Yeshúa.

El trigo, en el Nuevo Testamento, es símbolo de almas. Las parábolas de Yeshúa están llenas de ilustraciones que comparan la recogida de trigo con la salvación de almas. Tal como Yeshúa fue los “primeros frutos de resurrección”, así sus primeros seguidores fueron los “primeros frutos” del “Reino de Dios”.

UNA DE LAS TRES FIESTAS DE PEREGRINAJE

Junto con Pésaj y Sucot (Tabernáculos), Shavuot es una de las tres fiestas de peregrinaje en las que se requería de a todos los hombres de Israel viajar a Jerusalén para regocijarse juntos “en el lugar que Dios escogió como su morada”. Era un tiempo de celebración, con gran espectáculo y pompa. Shavuot era y aún es un sabbat especial, ¡en el que nadie ha de trabajar y todos han de celebrar! Fue con este gozo que los discípulos y creyentes en Yeshúa se reunieron juntos en el Templo en Jerusalén en ese primer Shavuot tras las muerte y resurrección de Yeshúa.

ENTREGA DE LA LEY—ESTABLECIMIENTO DE UNA NACIÓN

De acuerdo con cálculos tradicionales judíos, fue durante Shavuot que a Moisés le fueron dados los mandamientos en el monte Sinaí. Dios sacó a un pueblo de Egipto, pero fue a través de los mandamientos que estableció una nación, una comunidad apartada para Él mismo, a través de la cual el mundo vería al único y verdadero Dios.

LA DÁDIVA DEL ESPÍRITU

Tal como el pueblo judío nació como nación en el primer Shavuot, la Iglesia esencialmente nació en el primer Shavuot tras la muerte y resurrección de Yeshúa. No fue casual que Dios eligiera Shavuot para derramar su espíritu y empoderar a los primeros seguidores de Yeshúa. Las lenguas de fuego y los grandes sonidos descritos no eran inauditos—estaban directamente relacionados con los eventos del primer Shavuot. Los milagros descritos en el libro de los Hechos eran en realidad un poderoso cumplimiento de miles de años de profecía y expectativa.

En este día, había peregrinos de todos lados en Jerusalén—en un lugar, de común acuerdo. Hechos 2:7-11 registra que había hombres judíos reunidos en Jerusalén, provenientes de lugares como Egipto, Libia, Roma, Media y Mesopotamia. Estos hombres judíos estaban reunidos para adorar a Dios con expectativa y, una vez empoderados, regresarían a sus hogares con el poder de Dios para llevar el mensaje de esperanza en el Mesías.

En ello vemos el cumplimiento de las profecías dadas en Jeremías 31:33 y Ezequiel 36:27—una promesa de reemplazar la Ley escrita en tablas de piedra por una escrita interiormente en tablas de carne (nuestros corazones) ¡a través del Espíritu Santo!

¿DOS PANES CON LEVADURA?

“Desde su lugar de residencia le llevarán al Señor, como ofrenda mecida de las primicias, dos panes hechos con cuatro kilos de flor de harina, cocidos con levadura” (Lev. 23:17). En Pascua se nos ordena comer pan no leudado o sin levadura, porque el pan representa el cuerpo sin pecado de Yeshúa, pero en Shavuot hemos de hornear pan con levadura.

Estos dos panes representan el cuerpo del Mesías, que tiene pecado. ¿Por qué dos hogazas? El cuerpo del Mesías se compone de judío y gentil juntos, lo que es el cumplimiento de Shavuot.

Una interesante tradición del pueblo judío es leer el libro de Rut en Shavuot. El mensaje más significativo del libro de Rut es su insinuación profética respecto a los gentiles que elegirían seguir al Dios de Israel—lo que es también el evento más significativo ocurrido tras la celebración de Shavuot, registrado en el libro de los Hechos. Joel 2:28 promete que Dios derramará su espíritu sobre toda la humanidad. En ese primer Shavuot, el poder para cumplir esta promesa entró al mundo.

UN RECORDATORIO SOBRE DEPENDER DE DIOS PARA TODAS NUESTRAS NECESIDADES

Claramente, un aspecto importante de Shavuot es el ser una celebración de acción de gracias. Como festividad agrícola, todo Israel debía dejar de trabajar y presentarse delante del Señor, dando gracias y reconociéndole a Él como el proveedor. Como festividad espiritual, Israel reconocía al Dios que les hizo un pueblo y les dio sus mandamientos, para poder vivir como un pueblo elegido por Dios, para gloria suya. Hoy estamos agradecidos, pues no solo Él nos llamó a ser su pueblo, sino que también nos dio su espíritu para permitirnos vivir como su pueblo y llevar las Buenas Nuevas del Mesías a un mundo perdido y moribundo.

—————–

El rabino Jonathan Bernis sirve como presidente y CEO de Jewish Voice Ministries International (JVMI), y también como presidente de la mesa directiva del MJBI. El rabuno Bernis ha sido líder en el ministerio judío mesiánico por más de 30 años. Él y su esposa Elisangela residen en Phoenix, Arizona, con sus dos hijas.


¡Reciba nuestras noticias!

Síganos

Revista Zealous

Otoño 2018