EL SÉDER Y EL PAN SIN LEVADURA

Por Martin Sarvis
‹ Volver a Blog
Publicado en Festividades JudíasPésaj sobre 26 de marzo de 2018

“Límpiense de la vieja levadura, para que sean una nueva masa, sin levadura, como en realidad lo son. Nuestra pascua, que es Cristo, ya ha sido sacrificada por nosotros. Así que celebremos la fiesta, pero no con la vieja levadura, ni con la levadura de malicia y de maldad, sino con panes sin levadura, de sinceridad y de verdad.” (1 Corintios 5:7-8)

Judíos de todo el mundo estarán reunidos a la mesa la primera noche de Pascua, en obediencia al mandamiento de Éxodo 12:14:

“Este día deberán recordarlo y celebrarlo generación tras generación, como fiesta solemne en honor del SEÑOR. Es un estatuto perpetuo que deben celebrar”. Habrán limpiado sus casas de toda levadura y comenzarán una semana de comer solo panes sin levadura, en hebreo, matzot(Ex.12:17-20).

La palabra Pésaj (Pascua) viene del verbo hebreo lifso’aj que significa “omitir/pasar por alto”. Cuando Egipto fue azotado, aquellos con la sangre del cordero en los dinteles y postes de sus casas fueron “omitidos” del juicio que caía sobre los dioses de Egipto y aquellos quienes los adoraban. La comida se celebra con una mesa de séder dispuesta para los participantes. Séder significa “orden”. En hebreo moderno, la palabra para “OK” es b’séder—literalmente, “en orden”. Por lo tanto, en la mesa del séderse da cuenta ordenada, tanto a través de la comida como de la lectura, de lo que Dios hizo la primera Pascua.

Durante el transcurso de la comida, la mayoría de las familias son guiadas por un libro llamado hagadá. Esta palabra significa “la narración”, y es tomada de Éxodo 13:8, “Y contarás a tu hijo en aquel día, diciendo: «Esto es lo que Jehová hizo por mí cuando salí de Egipto»”. Aunque la versión más usada de este libro contiene comentarios aquí y allá, así como teorías de rabinos alguna vez venerados, es principalmente un relato directo de cómo Dios liberó a su pueblo Israel de la esclavitud en Egipto, intercalado con maravillosos salmos y otros pasajes bíblicos, muchos de los cuales hacen referencia a la yeshu’a de Dios (su “salvación”) y al “ungido” por venir—el Mesías.

En el corazón de esta “narración” como ha llegado hasta nuestros días, se halla una adición llamada afikomán. La palabra proviene de una palabra griega que significa, literalmente, “lo que viene después” o incluso, “el que vino”. Al comienzo del séder, tres piezas de matzáse colocan en un bolsillo de tela o papel dividido en tres partes, pero la pieza que entra al compartimiento del medio primero se rompe. Parte de esta pieza rota de pan sin levadura se coloca en el compartimento del medio; la otra pieza, el afikomán, es envuelta y escondida. Después de la comida, los niños buscan el afikomán y quien lo encuentra recibe el “precio de redención” como recompensa. Entonces, todos los participantes a la mesa comen una porción de afikomán como postre. La matzá (o matzó) moderna es hecha sin levadura, perforada y marcada por el calor durante su cocción. De acuerdo con la Mishná, el afikomán es un sustituto de la “korbán de Pésaj”, el sacrificio de la Pascua, que era el último en ser comido en los séders durante los períodos del primer y segundo templos.

¡Todo parece tan claro!Un trozo de pan sin levadura, magullado y perforado, se rompe, se envuelve y se esconde (pero aún está presente en la “unidad” tripartita dentro del bolsillo). Cuando lo encuentran aquellos que lo han buscado como niños pequeños, trae gran alegría. Hay mucha y muy profunda verdad insertada por el Ruaj HaKodesh— el Espíritu Santo— en las tradiciones hebreas, sin embargo, todavía hay un velo sobre los corazones de la mayoría de nuestra pueblo, por lo que no pueden ver.

[Nota: Con respecto a la tradición del afikomán, algunos estudiosos creen que hay amplia indicación de que Yeshúa (Jesús) mismo pudo haber instituido esta práctica, que luego encontró su camino hacia la observancia tradicional gracias a los primeros judíos mesiánicos (ver “The Meaning and Importance of Jewish Holidays” por John Fischer, Sharing Bible, Messianic Vision, 1989, p.40.)]

La Semana de la Pascua también es llamada en la Biblia la “Fiesta de los Panes sin Levadura» (en hebreo, JagHaMatzot). Tiene una duración de siete días comenzando con el séder la noche del día 14 de Aviv/ Nisán(el primer mes). El primer y el último día de la semana deben observarse como días de reposo (Levítico 23:7-8). Los días entre estos dos sabbats se llaman jol ha’moed, en referencia al período de tiempo “común” o “normal diario” entre dos días apartados (es decir, “sagrados”). Durante esta semana se le ordena a Israel que coma matzot—panes no leudados— y que no se encuentre ningún agente fermentador en sus viviendas; todo ello durante los siete días.

ANTES DEL COMIENZO DE ESTA SANTA SEMANA, ORE POR FAVOR:

* Que la Luz de Vida brille en nuestras moradas y corazones… exponiendo toda “levadura” que necesite ser limpiada.

* Que la luz brille en las mesas de séderen Israel y alrededor del mundo, para revelar la verdad del “Cordero que fue inmolado desde el principio del mundo”, quien fue separado del Padre aunque siguió siendo uno con él, nacido en Beit-lejem(literalmente, “casa de pan”), molido y traspasado, cortado de la humanidad  y escondido en la tierra; el Cordero de Dios que hace expiación por el pecado de la humanidad y lo echa fuera, quien puede ser hallado por todos quienes se hagan como niños y lo busquen; ¡aquel cuyo hallazgo trae vida, sustento y gozo!

* Por la protección de Dios sobre Israel durante este período de dos semanas en que los niños no irán a la escuela y muchas familias andarán por Israel disfrutando de los días festivos.

 


¡Reciba nuestras noticias!

Síganos

Revista Zealous

OTOÑO 2019