PASCUA Y BAUTISMO

Un devocional de pascua (Pésaj)

Por Asher Intrater, Revive Israel Ministries
‹ Volver a Blog
Publicado en Sin Categorizar sobre 14 de marzo de 2018

El dicho más importante de los rabinos con respecto a la Pascua es que “en cada generación, cada persona debe verse a sí misma como si ella hubiese salido de Egipto”.

Este dicho es paralelo al concepto del Nuevo Pacto de que cada persona debe verse a sí misma como si ella hubiera participado en la muerte y resurrección de Yeshúa (Jesús). De hecho, el significado de inmersión en agua es participar indirectamente en la muerte, entierro y resurrección de Yeshúa (Romanos 6:4-5).

¿Por qué el Nuevo Pacto elegiría la inmersión en agua como su declaración de fe? A los ojos de Dios, el éxodo de Egipto y la resurrección del Mesías son uno y el mismo evento. Ambos eventos tuvieron lugar al mismo tiempo.

Juan 20:1 – “El primer día de la semana, muy temprano, cuando todavía estaba oscuro…”

Éxodo 14:27 – “Moisés extendió su mano sobre el mar, y cuando amanecía, este volvió a su lecho…”

Aproximadamente a las 5:00 a.m. de la mañana del tercer día después de la Pascua, mientras todavía estaba oscuro, el pueblo de Israel atravesó las aguas del Mar Rojo. Exactamente a esa hora el tercer día después de la Pascua, Yeshúase levantó de entre los muertos y salió de la tumba.

Los hijos de Israel fueron simbólicamente bautizados en las aguas del Mar Rojo (1 Corintios 10:2), y cada cristiano bautizado participa simbólicamente en la Pascua de Israel (1 Corintios 5:7). Las aguas del Mar Rojo y las aguas del bautismo están diseñadas por Dios para ser una experiencia paralela, poderosa y liberadora. Por la muerte y la resurrección deYeshúa, cada creyente participa en su propia liberación de Egipto.


Pascua y los últimos tiempos

Los rabinos también tienen un dicho que dice que “la última redención será como la primera”. Con esto quieren decir que la venida del Mesías al final de los tiempos será similar a la historia del Éxodo de Egipto.

En Revelation: the Passover Key, Dan Juster describe muchos paralelismos entre el libro de Apocalipsis y el libro de Éxodo. Los dos testigos (Apocalipsis 11) equivalen a Moisés y Aarón. Faraón es paralelo del Anticristo. Las plagas de la Tribulación son paralelas a las plagas del Éxodo.

Israel permaneció en Egipto en la tierra de Gosén durante la aflicción de las diez plagas. El Señor los protegió. Con esa protección Dios demostró su santidad y poder como testimonio para los egipcios. Así será en la Tribulación: estaremos protegidos por la gracia de Dios como un testimonio de la verdad del evangelio para todo el mundo. Habrá “luz en Gosén” (Éxodo 8:23) en medio de la oscuridad de este mundo.


Pascua y Sionismo

Es emocionante celebrar la Pascua en el moderno Estado de Israel, restaurado después de dos mil años de exilio. El regreso de nuestro pueblo a la tierra de Israel es un milagro todavía mayor al Éxodo mismo.

Jeremías 16:14 – “Por tanto, dice el SEÑOR, he aquí vienen días en que no se dirá más: ‘¡Vive el SEÑOR, que hizo subir a los hijos de Israel de la tierra de Egipto!’, 15 sino: ‘¡Vive el SEÑOR, que hizo subir a los hijos de Israel de la tierra del norte y de todas las tierras a donde los había desterrado!’. Pues los haré volver a su suelo, el cual di a sus padres.”

¡Qué increíble bendición tenemos al poder tener estos diferentes niveles de revelación y milagros obrando juntos en un solo plan!


El testimonio de Pascua

Hoy en día en Israel muchas familias que celebran la Pascua tendrán un pariente creyente en Yeshúa. Ore por la gracia del Espíritu Santo en medio de estas personas quienes verán a miembros de sus familias creer en Yeshúay al mismo tiempo guardar la Pascua. ¡Que el pueblo de Israel vea al cordero pascual como un símbolo del Mesías! ¡Que los cristianos de todo el mundo puedan ver el significado que guarda la Pascua, tanto proféticamente como en relación a los pactos hechos por Dios!


Revirtiendo la maldición

Hace dos mil años, nuestros antepasados se maldecían a sí mismos y a nosotros al rechazar a Yeshúay proclamar:

Mateo 27:25 – “¡Su sangre sea sobre nosotros y sobre nuestros hijos!”

Piense en el poder de esta maldición: Jerusalén y el Templo fueron destruidos. Nuestro pueblo fue enviado al exilio y sufrió en todos los países.

Sin embargo, la sangre de Yeshúano fue pensada como una maldición. ¿Cuán más fuerte será el poder de la sangre cuando sea proclamada por nuestro pueblo como una bendición? Romanos 11:15 hace la misma pregunta: “¿qué será su readmisión sino vida de entre los muertos?” El mismo poder que dispersó y destruyó reagrupará y restaurará. Traerá resurrección de entre los muertos, unidad en la Iglesia, reunión de los santos y el reino de Dios en la tierra.

Nosotros, judíos mesiánicos en Israel, nos ponemos en pie a una sola voz para revertir la maldición. Proclamamos que la sangre de Yeshúaestará sobre nosotros y sobre nuestros hijos para bien y no para mal. Proclamamos el poder de esa sangre para traer bendiciones al pueblo de Israel y al mundo entero. Por favor, únase a nosotros haciendo esta declaración.

 

Sobre Asher Intrater

Asher Intrater

Asher sirve en los grupos de liderazgo de Ahavat Yeshua en Jerusalén, Tiferet Yeshua en Tel Aviv, Ministerios Revive Israel y Tikkun International. Junto a su esposa Betty y sus cuatro hijos, tiene Israel como su hogar desde que emigrara allí en 1991.

Para conocer más sobre Ministerios Revive Israel, por favor visite reviveisrael.org


¡Reciba nuestras noticias!

Síganos

Revista Zealous

OTOÑO 2019