TISHÁ B’AV

ORACIONES POR EL RETORNO DE LA GLORIA DE DIOS

Por Martin Sarvis
‹ Volver a Blog
Publicado en Festividades JudíasTishá B'Av sobre 26 de enero de 2018

Desde tiempos antiguos, el noveno día del mes hebreo AvTishá B’Av—ha sido observado como un día de ayuno (se menciona como el “ayuno del quinto mes” en Zacarías 7:3-5, 8:19) con el que culmina un período de luto de tres semanas que inicia en el 17 de Tamuz, conmemorando la destrucción del Templo en Jerusalén por los babilonios en 586 a.C. En la tradición judía, así como en los registros históricos, muchas otras calamidades han sucedido en o cerca de esa fecha:

El “regreso de los espías” con un “mal reporte” tras inspeccionar Canaán (Números 13)

La destrucción del segundo Templo por Tito, en el año 70 E.C.

La expulsión de los judíos de Inglaterra, en el 1290 E.C.

La orden por parte del rey Fernando y la reina Isabel para la expulsión de España de todos los judíos que rehusaran convertirse, en 1492–lo que dio inicio al período de 300 años de la Inquisición Española

En tiempos más modernos, lo siguiente ha sucedido:

La masacre de 67 adultos y niños judíos, por musulmanes árabes, en Hebrón en 1929

El bombardeo del centro comunitario judío en Buenos Aires, Argentina en 1994, matando a 86 e hiriendo a más de 300 personas

En el 10 de Av de 2005, miles de judíos comenzaron a ser expulsados por la fuerza de 25 pueblos y asentamientos en la Franja de Gaza y el norte de Samaria.

Esta es solo una pequeña selección de ocurrencias calamitosas en esta fecha. Parece que fuerzas oscuras son agitadas para incrementar su actividad en contra del Pueblo del Pacto en este tiempo. Creemos que es importante orar por la vigilante protección de Dios sobre su pueblo (Salmo 121) durante esta temporada.

Por favor, ore que el “Magen Avraham”—el escudo de Abraham (Génesis 15:1) esté sobre toda la semilla de Abraham, Isaac y Jacob. Ore que ángeles cuiden y protejan a aquellos quienes “heredarán salvación” (Hebreos 1:14).

Dados estos eventos, esta se ha convertido en una temporada de miedo y superstición para mucha gente, especialmente estos últimos nueve días “entre los estrechos”.


“Entre los estrechos”–Un angosto cañón cerca de Sdeboker en el Neguev, al sur de Beer Sheva.

Por favor, ore Números 23:23: “Ninguna maldición puede tocar a Jacob; ninguna magia ejerce poder alguno contra Israel.” Ore en contra de la superstición, que en lugar de ello los judíos sean conducidos a someter sus espíritus a su redentor, ¡dándose cuenta de que en él los tiempos están seguros! Que se den cuenta de que, a la luz del rostro de su redentor son liberados de las manos de sus enemigos (Salmos 31:5, 15-16).

En este día, muchos judíos religiosos se abocan a meditar sombríamente sobre la destrucción del primer Templo. Creemos que ello está bien. No obstante, antes de que tan hermoso edificio ardiera, algo más terrible ya había ocurrido. 1 Samuel 4:21 nos habla de un día unos 450 años antes, cuando el Arca de Dios había sido robada y la agonizante esposa de uno de los sacerdotes asesinados dio a luz un hijo, a quien se dio el nombre de Icabod (Ijabod)—“sin gloria” o “la gloria se ha ido”. Durante el reinado de David la gloria fue devuelta. De vuelta al 586 a.C., Jerusalén había caído y el Templo estaba destruido, pero lo incomparablemente peor había sucedido antes, cuando la mismísima presencia de la gloria del SEÑOR—la gloria cuya presencia había santificado el edificio—se había ido una vez más, dejando detrás un cascarón vacío y profanado (Ezequiel 10:3, 18-19; 11:23).

Sin embargo, la gloria regresará ¡cuando aquel quien es “el resplandor de su gloria y la exacta representación de su naturaleza” (He. 1:3) sea reconocido y recibido! En Zacarías 2:5 el SEÑOR declara, “Pues yo seré un muro de fuego alrededor de ella (Jerusalén), ¡y seré la gloria dentro de la ciudad!”

Una oración del Sidur recitada en las sinagogas, dice, “Nuestros ojos contemplarán tu regreso en misericordia a Sión. Bendito eres tú, SEÑOR, quien trae de vuelta su divina presencia a Sión”.

POR FAVOR ORE:

Que la gloria del SEÑOR regrese a Jerusalén—que su espíritu despierte un anhelo por esa gloria en los corazones judíos— y por revelación para que él sea reconocido y recibido cuando venga.
Ore que se apresure el día cuando “El ayuno del quino mes… ¡será de gozo y alegría y joviales fiestas para la casa de Judá!” (Zacarías 8:19).

—————————-
Martin Sarvis y su esposa Norma han vivido en Israel casi 20 años. Además de escribir y de sus compromisos como oradores en el extranjero, ayudan a liderar la casa de oración Succat Hallel en Jerusalén. Su porción semanal de la Torá y sus contribuciones a los Puntos de Oración por Israel pueden consultarse en el sitio web del MJBI, en la categoría “recursos”.


¡Reciba nuestras noticias!

Síganos

  • Revista Zealous

    Otoño 2018