Museo de la Inquisición | Algunos socios del MJBI están haciendo historia judía en Brasil

Por Matheus Guimaraes con Nic Lesmeister
‹ Volver a Blog
Publicado en Revista ZealousSin Categorizar sobre 25 de enero de 2018

La infame inquisición en contra de los judíos comenzó con su expulsión de España en 1492, llegando prontamente a Portugal en 1496. Brasil, que fue descubierto durante la Inquisición, llegó a ser el “Mar Rojo” para miles de judíos portugueses, quienes huían de una conversión forzada al catolicismo, alrededor del año 1500. Estos “nuevos cristianos”, también llamados “marranos”, “anusim” o “cripto-judíos” , esperaban encontrar en esta nueva tierra un lugar más seguro lejos de las hogueras de la Inquisición. Desafortunadamente, en 1591 la Inquisición llegó a Brasil. Muchos inmigrantes judíos y sus descendientes fueron procesados, deportados y devueltos a Lisboa, para después ser torturados y ejecutados. Esta persecución continuó por más de 300 años, tristemente erradicando mucha de la historia judía de Brasil.

Ahora, gracias al primer museo de la Inquisición en Belo Horizonte, Brasil, ha salido a la luz nueva información sobre esta etapa de la historia. El museo, abierto al público desde el año 2012, es un proyecto de ABRADJIN (Asociación Brasileña de Descendientes de los Judíos del Periodo de la Inquisición, por sus siglas en portugués), una fundación privada sin fines de lucro, formada en el año 2000 por Marcelo Guimarães, un colaborador del MJBI desde hace muchos años.

Existe para restaurar las memorias, la cultura y la herencia de los “nuevos cristianos” sefarditas que hicieron una contribución significativa como pioneros brasileros. ABRADJIN promueve la inclusión social mientras lucha en contra de la intolerancia religiosa por medio de la educación.

El museo tiene una exposición permanente de tableros y pinturas de artistas como el pintor español Francisco de Goya, entre otros. Además de artículos de arte del periodo, ropa y otros objetos, en el museo se encuentran réplicas de tamaño real de instrumentos de tortura, tales como el “potro” y el “garrote”, que sirven como severos recordatorios de la intolerancia religiosa de aquella época. También hay una biblioteca con una colección de más de 250 libros y documentos raros y antiguosque datan del año 1637 e inclusive años previos.  Por ejemplo, uno de los artículos más preciados del museo es un trozo de un rollo de la Toráusado por muchos años por algunos judíos sefarditas durante la Edad Media. Afortunadamente, sobrevivió a la Inquisición.

Otro recurso especial, útil para llevar a cabo investigaciones históricas, es una base de datos con los nombres y apellidos de los pioneros judíos que ayudaron a colonizar Brasil. Como YadVashemen Jerusalén, este catálogo de nombres cuidadosamente recopilados ofrece una ayuda inestimable a los descendientes de los anusiminteresados en aprender más sobre sus raíces (ya que muchas de las historias de las familias fueron destruidas por la Inquisición). El museo también tiene un centro conmemorativo de nombres, dedicado a las víctimas judías de la Inquisición brasilera, muy parecido a los monumentos existentes alrededor del mundo, en honor a las víctimas del Holocausto del siglo XX.

Dios está usando el Museo de la Inquisición para construir puentes sólidos entre la comunidad mesiánica en Brasil y las comunidades judías alrededor del mundo. Es el único museo en el mundo que examina la Inquisición desde una perspectiva netamente judía. Nos sentimos muy orgullosos de Marcelo y Matheus Guimarães, y de su fiel obra en el Museo de la Inquisición, la congregación HarSióny la escuela C.A.T.ES., resultado de la escuela del MJBI en Brasil. Estas personas, al igual que muchos otros egresados de la escuela del MBJI en Brasil, están impactando de manera profunda a las comunidades judías anusimalrededor del mundo.


Para mayor información sobre el museo o sobre cómo apoyar la obra con los anusim, visite:  www.museudainquisicao.org.br o www.anussim.org.br


¡Reciba nuestras noticias!

Síganos

Revista Zealous

Otoño 2018