Latinoamérica ¡aquí venimos!

Por Nic Lesmeister, presidente y director general
‹ Volver a Blog
Publicado en Revista ZealousSin Categorizar sobre 25 de enero de 2018

El 10 de Septiembre de 2017, el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu subió a un avión en el aeropuerto Ben Gurión de Tel Aviv para iniciar una gira de 10 días que ningún otro primer ministro había hecho.

Viajó durante la noche y llegó a Buenos Aires, Argentina el próximo día y fue el primero de todos los primer ministros israelíes que pisó Latino América. Después de su visita a Buenos Aires, hogar de la comunidad judía más grande latinoamericana, con una población de más de 300,000, Netanyahu viajó a Colombia y finalmente a México.

Desde el voto para la resolución 181 de las Naciones Unidas (29 de noviembre de 1947) para dividir Palestina con el fin de crear una patria judía, Latino América ha sido una aliada fuerte para el estado judío. Los votos de este continente representaban casi el 40% de los votos a favor de la resolución 181 y 13 países latinoamericanos apoyaron la creación de una patria judía en la Palestina histórica. La visita de Netanyahu produjo nuevos acuerdos bilaterales entre Israel y éstos países, además de fortalecer sus relaciones comerciales.

La historia del pueblo judío en Latino América comenzó mucho antes de 1947. Justo antes de la terrible Inquisición española, que hizo el judaísmo ilegal en la península ibérica en 1492, el 90% de todos los judíos en el mundo eran sefarditas (descendientes de judíos de la península ibérica). Puede leer en esta edición de Zealous sobre el museo de la Inquisición en Brasil y de los muchos judíos que huyeron a Latino América (Centroamérica y Sur América) para escapar la persecución católica.

A lo largo de los siglos, muchos de estos judíos guardaron su identidad judía en secreto aunque fueron forzados a convertir al catolicismo. Finalmente, la persecución religiosa disminuyó y muchas comunidades judías pudieron florecer por todo Latinoamérica.

Después de la fundación del estado de Israel en 1948, y una vez más después de la milagrosa Guerra de los Seis Días en 1967, una ola de orgullo judío recorrió todo el mundo. Algunos judíos que antes habían vivido su identidad en secreto empezaron a identificarse con el estado judío triunfante y una vez más explorar las raíces de su judaísmo.

Con la venida de la tecnología moderna, este movimiento de descubrimiento cobró más fervor. Por fin, millones de latinoamericanos pudieron acceder los registros de deportaciones, documentos de conversiones católicas, y otros documentos ancestrales que comprobaron su linaje judío.

Actualmente, se dice que cada uno de los 15 millones de judíos que viven en comunidades judías normativas tienen un ancestro español. Igualmente milagroso es el hecho de que ¡casi 100 millones de latinoamericanos pueden comprobar su ascendencia judía!

Además de todo esto, los 500.000 personas reconocidas como judíos que viven en Latino América forman parte de las comunidades que más rápidamente están creciendo en el mundo. Sólo en Panamá, la comunidad judía ha crecido más del 70% desde el año 2003. En Argentina, Chile y Colombia las comunidades judías también están creciendo rápidamente y en una reciente encuesta, sólo el 10% de los judíos sondeados sienten que vivir como judío en Latinoamérica es riesgoso.

Esta ola de redescubrimiento de identidad judía beneficia a Israel en gran manera. En 2016, más de 200.000 turistas de Latino América visitaron Israel. El turismo a Israel está creciendo de tal manera, que la aerolínea LATAM acaba de anunciar el primer vuelo suramericano directo de Chile y de Brasil a Israel en 2018.

A pesar de que estoy celebrando todos estos maravillosos movimientos que apoyan y bendicen a Israel y al pueblo judío, he descubierto un problema importante.

Con más de 100 millones de personas de ascendencia judía y más de 400 millones de cristianos de habla hispana en Latinoamérica, hay muy pocos recursos bíblicos confiables sobre Israel y el pueblo judío. Aunque existen muchas congregaciones mesiánicas buenas por todo América Latina, existen pocos recursos educativos para capacitar tanto a los cristianos como a los judíos mesiánicos sobre las raíces judías de su fe o de un ministerio judío efectivo.

Al reconocer esta necesidad gigante, nosotros en el MJBI hemos decidido hacer una inversión intencional para cambiar esta situación. En octubre del año pasado, empezamos a traducir nuestro programa virtual de la Escuela de Teología Mesiánica al español. Por la gracia de Dios, una pareja maravillosa donó los fondos necesarios para cubrir este caro proyecto caro que durará unos 18 meses. Al mismo tiempo, empezamos a traducir nuestra página web MJBI.org al español.

La visión del MJBI siempre ha sido ver al pueblo judío poner su fe en Yeshúa como el Mesías de Israel, sabiendo que ésto nos llevará a un avivamiento de salvación para todos los pueblos alrededor del mundo (Romanos 11:15). Ya que somos motivados por esta misión del Espíritu Santo, el Señor nos manda a los rincones más lejanos de la tierra para compartir Yeshúa con las poblaciones judías esparcidas y para capacitar a los líderes a fin de que avancen este movimiento de restauración.

En 2008, cuando fuimos pioneros junto con el ministerio Jewish Voice en África, casi no había ninguna congregación mesiánica conocida sobre el continente. Actualmente, existen casi 90 congregaciones y casi todas son guiadas por un egresado del MJBI.

Nuestra visión por América Latina es similar. El Espíritu Santo nos ha inspirado para llevar una sana educación sobre la importancia del pueblo judío e Israel, así como capacitación para los líderes llamados a alcanzar al pueblo judío con la esperanza y el amor del Mesías.

Benjamin Netanyahu puede ver claramente la importancia de América Latina para el future del pueblo judío y el estado de Israel. Estamos de acuerdo, pero también vemos que hay un gran avivamiento empezando entre los 100 millones de descendientes judíos “escondidos” en Centroamérica y Sud América. En estos acontecimientos, vemos las palabras del apóstol Pablo que se están cumpliendo en nuestra época:

Digo, pues: ¿Han tropezado los de Israel para que cayesen? En ninguna manera; pero por su transgresión vino la salvación a los gentiles, para provocarles a celos. Y si su transgresión es la riqueza del mundo, y su defección la riqueza de los gentiles, ¿cuánto más su plena restauración? (Romanos 11:11-12)

Gracias a su generosa colaboración con nosotros, juntos veremos la restauración del pueblo judío a su Mesías Yeshúa alrededor del mundo. Estoy sumamente emocionado por esta oportunidad de llevar el programa de la Escuela de Teología Mesiánica a las comunidades de habla hispana en Latinoamérica. ¡Realmente estamos haciendo la historia al ver aún otra comunidad judía alcanzada y capacitada para ver el cumplimiento de Romanos 11:26!


¡Reciba nuestras noticias!

Síganos

Revista Zealous

Otoño 2018