El Reposo en paz

Por Sam Arnaud con Tara Kieschnick, Personal del MJBI
‹ Volver a Blog
Publicado en Revista ZealousSin Categorizar sobre 25 de enero de 2018

La vida puede ser agitada. No importa donde vivimos, las distracciones pueden robar nuestro ilusorio estado de paz. Pero realmente ¿qué es paz? Nuestros cinco sentidos pueden engañarnos y llevarnos a una definición externa, haciéndonos confundir la paz con momentos relajantes o la tranquilidad. Podemos intentar guardar este tipo de paz tan frágil, pero las interrupciones de la vida suelen robarla.

Aquí le describo como me va en un típico día sin paz. Por la mañana cuando mis hijos se demoran para alistarse, o un conductor terrible hace que llegue tarde al trabajo, pierdo mi paz. Por otro lado, cuando me concentro en un montón de facturas no pagadas, puedo sentirme desesperado. El remordimiento puede robar mi paz si he pasado demasiado tiempo en el trabajo, en mi teléfono, la televisión o el computador en lugar de con mi esposa e hijos. ¿Le suena familiar?

Nuestras almas anhelan la paz, pero si restringimos nuestro entendimiento a un plano humano, nunca la hallaremos. ¿La paz sólo se experimenta cuando morimos? ¿Es por eso que ponemos en las lápidas “Descanse en paz”? ¡La verdad es que Dios quiere que todos aquellos que siguen vivos en el Mesías “descansemos en paz”!

¿Cómo funciona? Empecemos con los significados hebreos para las palabras “descanso” y “paz”. La expresión hebrea para “sábado” es Shabat, y literalmente significa “cesar de trabajar, descansar”. La palabra hebrea para “paz” es shalom, también significa “armonía, integridad, completo”.

El Shabat es el regalo de Dios para nosotros. Él sabía que estaríamos ocupados, por eso nos mandó apartar un día cada semana para parar, descansar y recibir de Él. Es cierto que el shalom interno es un regalo que se puede obtener al aceptar la invitación de Dios a la mesa de Shabat (descanso). Él manda la paz sobre su pueblo cuando nos sentamos en la santa presencia de su Hijo Yeshúa, el Príncipe de Paz (Isaías 9:6). Este es el verdadero cielo en la tierra, donde el cansancio y el pecado son destruidos en la atmósfera santa de Dios.

Sin embargo el estado de “descansar en paz” es condicional; es un fruto del Espíritu que debe ser cultivado. Cambiando nuestro enfoque de nuestros problemas a Yeshúa nos permitirá experimentar esa “paz que sobrepasa todo entendimiento”. Sí, más cielo sobre la tierra.

Cuando la vida se vuelve agitada esta semana, pare y cambie los conflictos por su shalom. Y el viernes por la noche, al reunirse con su familia, invite al Príncipe de Paz a su mesa de Shabat para encontrar el descanso en Él. Al descubrir que Yeshúa es tanto nuestro verdadero descanso y paz, tendremos un nuevo entendimiento de Shabat Shalom.


¡Reciba nuestras noticias!

Síganos

Revista Zealous

Otoño 2018