MUSEOS DEL HOLOCAUSTO

Una mirada a tres de los más significativos alrededor del mundo.

Por Travis Snow
‹ Volver a Blog
Publicado en Festividades JudíasYom HaShoá sobre 22 de enero de 2018

Dado que la primavera es la época en que sucede YomHashoá, quizá sea la mejor época para visitar uno de los muchos museos conmemorativos del Holocausto alrededor del mundo, en especial si usted desea unirse solidariamente de forma más profunda con la comunidad judía, a fin de comprender mejor las difíciles pero cruciales lecciones que hemos de aprender de esta tragedia. Para darle una idea de lo que algunos de estos museos ofrecen, he aquí un breve perfil de tres importantes museos del Holocausto en el mundo.

I. Yad Vashem: Jerusalén, Israel

El Museo del Holocausto YadVashemen Jerusalén es sin lugar a dudas el museo conmemorativo del Holocausto más grande del mundo. Después del Muro de los Lamentos, es además el segundo sitio turístico más visitado en Israel, recibiendo aproximadamente un millón de visitantes al año. El significado literal de YadVashemes “un monumento y un nombre”. En inglés se le conoce también como “Museo de mártires”.

Desde su apertura al público en 1957, YadVashemha jugado un papel fundamental en la preservación de la historia del Holocausto en todo el mundo, así como del recuerdo de aquellos quienes perecieron producto de las atrocidades e insondable odio de la Segunda Guerra Mundial. Muy notablemente, los archivos de YadVashemcontienen más de “60 millones de páginas de documentación”, casi 300,000 fotografías correspondientes a la época del Holocausto y una extensa colección de testimonios orales de supervivientes, grabados para su reproducción. En asociación con la Biblioteca YadVashem, los archivos de YadVashemcontienen la “mayor colección de material sobre el Holocausto en el mundo”, misma que literalmente mantiene vivo el recuerdo del Holocausto (1).

Al ingresar al complejo del museo, los visitantes se enfrentan de inmediato con la más impresionante muestra de monumentos y obras de arte alusivos al Holocausto que pueda hallarse en un museo. Estos incluyen el Salón de la Memoria, el Salón de los Nombres, el Monumento del Gueto de Varsovia, el Monumento a los Soldados Judíos, la Columna del Heroísmo, el Monumento a los Niños, el Jardín de los Justos entre las Naciones y el Valle de las Comunidades.

II. El Museo Memorial del Holocausto de los Estados Unidos: Washington, D.C.

Fuera de Israel, el Museo Memorial del Holocausto de los Estados Unidos, ubicado en Washington D.C., es posiblemente el mejor memorial del Holocausto en el mundo en cuanto a educación de los visitantes se trata, ya sea en referencia a la historia del Holocausto o los patrones de pensamiento que aún contribuyen a la presencia del antisemitismo en el siglo XXI.

La exposición permanente del museo es una impresionante visita guiada de tres pisos que cubre la historia del Holocausto desde el ascenso de los nazis al poder a principios de la década de 1930 hasta el final de la Segunda Guerra Mundial. Aparte de esta exposición permanente, el Museo del Holocausto de EE. UU. normalmente alberga otras dos o tres exposiciones temporales en su edificio en Washington D.C., además de enviar “exposiciones itinerantes” a través de EE. UU., Canadá y Europa.

Una de las exposiciones temporales del museo se titula “Una mentira peligrosa: los protocolos de los Sabios de Sión”. Quizá no sea un dato conocido por muchos, pero el libro “Los protocolos de los Sabios de Sión” es la publicación antisemita más ampliamente distribuida en tiempos modernos y hoy en día aún es extremadamente popular en el mundo musulmán. Originalmente publicado en Rusia en 1905, Los protocolos […] cuenta de los supuestos “planes secretos” de “los judíos para gobernar el mundo manipulando la economía, controlando los medios y fomentando el conflicto religioso” (2). Al incluir exhibiciones como esta, el Museo Memorial del Holocausto de EE. UU. puede ayudar a sus visitantes no solo a reflexionar sobre el antisemitismo en el pasado, sino también a entender por qué debemos rechazar las mentiras y teorías de conspiración que continúan alimentando prejuicios contra el pueblo judío en el siglo XXI.

III. Museo del Holocausto: Buenos Aires, Argentina

Además de los Estados Unidos e Israel, muchas personas se sorprenden al descubrir que Argentina es el hogar de una de las mayores concentraciones de población judía en el mundo. Hoy en día, aproximadamente 250,000 judíos viven en Argentina, la mayoría en Buenos Aires. Dado su estatus como el principal centro con población judía en América Latina, el Museo del Holocausto en Buenos Aires juega un papel fundamental en la conservación de la memoria y educación sobre el Holocausto en el siglo XXI.

Fiel a su misión, el Museo del Holocausto en Buenos Aires alberga dos galerías principales. La primera está dedicada a la exposición permanente del museo, que muestra una línea de tiempo y una historia visual del Holocausto. Al ingresar a la galería principal, también podrá usted ver grandes fotografías y testimonios de sobrevivientes que pudieron reconstruir sus vidas y contribuir a la vida judía en Buenos Aires después del Holocausto.

En comparación con otros museos del Holocausto, el Museo del Holocausto de Argentina es peculiar por el énfasis puesto en abordar la historia específica tanto del Holocausto como de la Segunda Guerra Mundial, en relación con Argentina. En consecuencia, el museo aborda los patrones de inmigración judía previos y posteriores a la guerra, las respuestas argentinas al Holocausto y el papel de Argentina como lugar de refugio para algunos Nazis fugitivos que buscaban abandonar Europa tras 1945.

Antes y ahora

En general, ya sea a través de la Columna de la Memoria del Holocausto erigida en el YadVashemde Jerusalén o de uno de los museos del Holocausto más pequeños—aunque no menos importantes—en la diáspora, la conmemoración anual de YomHaShoáestá íntegramente ligada a los diversos Museos Conmemorativos del Holocausto en todo el mundo. Estos museos ayudan a educar e inspirar tanto a la comunidad judía mundial como a los gentiles justos de las naciones no solo a recordar el Holocausto, sino a luchar contra todas las formas de antisemitismo en el presente. Este año, antes de que llegue Yom Hashoá, piense en visitar un museo conmemorativo del Holocausto cercano a usted, y mientras esté allí, renueve su compromiso con el Dios de Israel para ser una bendición y no una maldición para su pueblo elegido (Génesis 12:3).

[1] Yad Vashem Quarterly Magazine, Fall 2003, Special Commemorative Edition (en inglés)

[2] A Dangerous Lie: The Protocols of the Elders of Zion,(en inglés)


Travis Snow es un devoto seguidor de Yeshúa y esposo de Tali. Es también presidente y fundador de Voice of Messiah, un ministerio sin fines de lucro dedicado a alcanzar al pueblo judío con el evangelio y ayudar a la Iglesia a comprender los propósitos de Dios para Israel. En su tiempo libre, Travis disfruta hacer jardinería, excursionismo y ver fútbol europeo. Para leer más artículos de Travis, visite www.voiceofmessiah.com.


¡Reciba nuestras noticias!

Síganos

Revista Zealous

OTOÑO 2019