¿DÓNDE ESTÁ DIOS? ¿DÓNDE ESTÁ USTED?

Dos preguntas inspiradas en Ester para ponderar en Purim

Por rabino Seth N. Klayman
‹ Volver a Blog
Publicado en Festividades JudíasPurim sobre 26 de febrero de 2017

¿Dónde está Dios?

Esa es una pregunta que ha ocupado las mentes de teólogos, filósofos y gente común por años. Es también una pregunta que nos confronta cuando leemos el libro bíblico de Ester. Los eventos descritos allí sirven de telón de fondo a la celebración de la festividad judía de Purim.

En resumen, la historia es así. En Susa, la capital del vasto imperio persa, un rey conocido como Jerjes (Asueroen hebreo) seleccionó a una joven judía llamada Ester (Hadasáen hebreo; Ester 2:5-18) para ser su nueva reina. Entre tanto, el ministro en jefe del rey, llamado Hamán (o Amán) , se enojó con el primo de Ester, Mardoqueo, pues Mardoqueo—un judío—se negó a inclinarse y rendir homenaje a Amán. Amán determinó desatar su ira no solo sobre Mardoqueo, sino sobre todo el pueblo de Mardoqueo, el pueblo judío, que vivía dentro del imperio. Así, el plan de Amán para aniquilar al pueblo judío se puso en marcha (Ester 3:1-15).

En respuesta, Mardoqueo alentó a la reina Ester a utilizar su influencia y pedirle al rey que detuviera el plan de Amán. Esta era una estrategia peligrosa, pues a nadie se le permitía simplemente acercarse al rey sin ser convocado oficialmente por él (Ester 4: 1-17). Después de llamar a la comunidad judía a ayunar en su nombre antes de acercarse al rey, Ester entró en los aposentos del rey y éste la recibió favorablemente (Ester 5: 1-5).

En el momento apropiado, Ester le reveló al rey que era judía y que Amán la había entregado a ella y a su pueblo a destrucción (Ester 7: 1-6). El rey Jerjes respondió condenando a Amán a morir la horca que, irónicamente, éste había construido para Mardoqueo. El rey también otorgó a la comunidad judía el derecho de levantarse y defenderse de sus enemigos (Ester 7: 7-8: 14).

El pueblo judío no solo fue salvado, ¡sino que emergió victorioso de la situación! (Ester 9:1-19)

Dado que lo que sería un día de aniquilación se convirtió en un día de salvación y triunfo, la comunidad judía de Susa instituyó la fiesta anual llamada Purim(Ester 9: 20-32). Purimsignifica “suertes”, porque se habían echado suertes a fin de determinar el día en que se ejecutaría el malvado plan de Amán.

A partir de la Edad Media al menos, los judíos de todo el mundo celebran la feliz fiesta de Purimleyendo públicamente el libro de Ester, tradicionalmente llamado “la Meguilá”(es decir, el rollo [de Ester]). La lectura se realiza animadamente, con grandes vítores para la heroína (Esther) y el héroe (Mardoqueo), pero abucheos y silbidos (a menudo con la ayuda de matracas y otras cosas que hagan ruido) para el villano (Amán).

A veces se hace una representación de la historia, a menudo de manera caprichosa, a través de una obra de teatro tradicionalmente llamada «Schpiel dePurim«. Los asistentes a la fiesta de Purima menudo se disfrazan para enfatizar la levedad del día. Disfrutan de las tradicionales hamantaschen, galletas de forma triangular con relleno dulce, que sirven como recordatorio del fracaso de Amán en destruir al pueblo judío. Los celebrantes también intercambian regalos entre ellos y hacen donaciones a la caridad, como una expresión de paz y buena voluntad hacia su vecinos, en gran contraste con el odio y la violencia que Amán dirigió hacia ellos.

Note usted que en la anterior sinopsis de Ester nunca mencioné a Dios. Eso es porque el libro de Ester mismo nunca hace referencia a Dios. De hecho, es el único libro en toda la Biblia en el que nunca encontrará la mención de Dios.

Esto no ha pasado desapercibido para los comentaristas judíos tradicionales, quienes notan un juego de palabras entre el nombre “Ester” y la palabra hebrea de sonido similar, “hestir”, que significa “oculto”. Dicen que aunque Dios nunca es mencionado en Ester, se halla trabajando tras bambalinas . Ciertamente no hay coincidencias aquí. Cada giro y cambio en el libro no deja duda de que hay una respuesta a nuestra pregunta inicial: “¿dónde está Dios?” Dios está siempre presente. Incluso si no lo vemos, sentimos, escuchamos o decimos su nombre, Dios está allí y  está obrando, en ocasiones bajo la superficie de nuestro propio entendimiento, para cumplir sus promesas y establecer sus planes supremos.

Pero hay otra pregunta a la que nos enfrentamos, a a través del libro de Ester, durante Purim: ¿dónde está usted?

En el libro de Ester, Dios trabaja a través de las personas, especialmente la propia Esther. El conocido verso lo enfatiza: “Si te quedas callada en un momento como este, el alivio y la liberación para los judíos surgirán de algún otro lado… ¿quién sabe si no llegaste a ser reina precisamente para un momento como este?” (Ester 4:14). En otras palabras, Mardoqueo hace a Esther la pregunta: ¿Cuál es tu posición respecto al desafío de defender las promesas y al pueblo de Dios? ¿Cuál será tu elección?

Esa pregunta aparece con bastante frecuencia en la Biblia, de diferentes formas. La primera pregunta de Dios a la humanidad fue: «¿Dónde estás?» (Génesis 3: 9). Yeshúale preguntó a Pedro: “¿Quién dices que soy yo?” (Mateo 16:15). En otras palabras, “¿dónde está tu corazón con respecto a mí?”

¿Dónde está usted?

Esa es la pregunta que cada uno de nosotros haría bien en considerar en esta temporada. El libro de Ester quizá responda implícitamente a la pregunta de dónde está Dios, pero no puede responder la pregunta de dónde está usted. Esa es una pregunta que debemos responder continuamente durante nuestro caminar con Dios, a través de nuestro Mesías Yeshúa. ¿Estamos en el camino? ¿Estamos siguiendo de cerca a Yeshúa, nuestro guía?

Mucho de lo que hoy en día hace Dios, lo quiere lograr a través de nosotros. Él quiere transformar radicalmente la comprensión convencional sobre el legítimo lugar de Yeshúaentre su propio pueblo judío. Dios está obrando para equipar a una nueva generación de líderes mesiánicos para enseñar y pastorear al pueblo de Israel en el redil de la fe en Yeshúa, el gran Pastor.

Dios quiere revelarse a ese amigo suyo, ese a quien ha considerado compartir la esperanza que vive dentro de usted. Quiere mostrar su amor a sus hijos desfavorecidos: sobrevivientes del Holocausto, huérfanos y viudas en Israel que no saben de dónde vendrá su próxima comida; niños de comunidades con escasos recursos en su país o el extranjero, sin acceso adecuado a educación, atención médica, justicia o siquiera agua potable. La lista sigue y sigue.

Entonces, ¿dónde está usted?

¿Qué quiere hacer Dios respecto a estas grandes necesidades a través de usted? Quiere que apliquemos a nuestras vidas el atemporal desafío que enfrentó Esther: quién sabe si usted no ha recibido capacitación e inspiración dentro de su particular contexto, con su particular personalidad, su dones, llamados e influencia, ¡justo para un momento como este!


El Dr. Seth N. Klayman es rabino de la Congregación Sha’areiShalom(“Puertas de la Paz”), una sinagoga judía mesiánica ubicada en el área del Triángulo de Investigación de Carolina del Norte; es también profesor adjunto de Estudios Judíos de la King’sUniversity en Southlake, Texas. Seth vive en Cary, Carolina del Norte, con su esposa Rachael y sus tres hijos. Usted puede contactarlo escribiendo a seth@entershalom.org

Si desea una auténtica receta de la cocina de la mamá yídish, haga clic aquí: La Cocina de la Mamá Yídish.


¡Reciba nuestras noticias!

Síganos

Revista Zealous

OTOÑO 2019