APRENDA SOBRE YOM KIPUR

Por MJBI
‹ Volver a Blog
Publicado en Festividades JudíasYom Kipur sobre 21 de febrero de 2017

Yom Kipur es un día de ayuno y es considerado uno de los días más santos del calendario judío. Sucede el nueve de Tishri en el calendario hebreo. Como todas las festividades judías, comienza al ocaso del día y continúa hasta caer la noche del día siguiente. Es un día para “afligir el alma” y para rectificar los pecados del año que acaba de pasar.

El pueblo judío ayuna y asiste a la sinagoga la mayor parte del día. La gente camina hasta la sinagoga, se viste toda de blanco y evita usar zapatos de piel. Ayuno significa que no se come o se bebe agua. La ropa blanca es un símbolo y reflejo de la escritura en Isaías 1:18 que dice que aunque nuestros “pecados son como la grana, se pondrán blancos como la nieve. Si son rojos como el carmesí, se pondrán blancos como la lana.”

En Yom Kipur, los pecados cometidos contra otra persona no pueden ser cubiertos hasta que hayamos intentando rectificar las cosas con la persona ofendida. Es costumbre visitar a los amigos o familiares que hemos ofendido durante el año y pedirles perdón. Los objetos robados deben ser devueltos y toda murmuración confesada. Hay que ponerse a cuentas. Un baño ritual llamado mikvá es usado en Yom Kipur. Es un símbolo de renacimiento y de arrepentimiento o Teshuvá.

También existe una ceremonia llamada Kaparot, que simboliza expiación. Se toma un pollo y se agita sobre la propia cabeza mientras se recitan versos prescritos para Yom Kipur, mismos que se encuentran en un libro de oraciones especial (Majzor). Luego el pollo, o kaparot, es redimido con dinero y dado a los pobres.

Hoy en día ocurre un fenómeno global consistente en que algunas personas se cortan a sí mismas con un cuchillo u otro objeto para sacar sangre. El dolor en el corazón humano es tan grande que parece razonable para algunos dejar salir la sangre. Es una idea torcida, pero se deriva de nuestra intuición de que nuestro pecado debe ser cubierto. El dolor emocional y el pecado a menudo se hallan inextricablemente unidos. Tal como el dolor  físico indica al cuerpo una enfermedad, el dolor emocional indica una “enfermedad del alma” en el ámbito espiritual.

Cuando el Templo fue destruido en el año 70 d.C.,  se volvió imposible para el pueblo judío hacer sacrificios por sus pecados con la sangre de toros, cabras, etc. Se volvió imposible enviar un chivo expiatorio (macho cabrío) al desierto, que cargara con los pecados. En la diáspora, rabinos desarrollaron nuevos rituales para cubrir pecados—buenas obras, acciones de caridad, buscar hacer restitución en Yom Kipur. Todas estas cosas son buenas pero no pueden llevar la carga del pecado.

La vida está en la sangre (Levítico 17:11)

“Y no por medio de la sangre de machos cabríos ni de becerros, sino por medio de su propia sangre. Entró una sola vez y para siempre en el Lugar Santísimo, y así obtuvo para nosotros la redención eterna” (Hebreos 9:12)

La sangre de un pollo no quita la mancha y carga dejadas por el pecado, pero la sangre del Cordero lo hace. Su sangre fue derramada una sola vez por todo el pecado y por todos los hombres.


¡Reciba nuestras noticias!

Síganos

Revista Zealous

Otoño 2018