SUCOT: LA GRAN FIESTA DE DIOS

Por Dr. Greg Stone
‹ Volver a Blog
Publicado en Festividades JudíasSucot sobre 23 de septiembre de 2013

¿Cuál es la mayor festividad del año para usted? ¿Su aniversario? ¿Su cumpleaños? En la Biblia es Tabernáculos (Sucot), a menudo llamada “La Fiesta”. ¿Que cuán grande es? ¡Más animales fueron sacrificados en Sucotque en todas las otras fiestas combinadas y triplicadas!

Sucotes la fiesta que jovialmente celebra los humildes inicios de Israel a partir de la promesa de una gloriosa esperanza.

 

I. HUMILDAD

El humilde pasado de Israel

Dios dio Sucot a Israel para que siempre recordara que el Señor le sustentó a lo largo de 40 años en el desierto. Sucot es una fiesta de siete días que incluye un octavo día para la organización de una “asamblea de cierre”. El octavo día nos recuerda que Dios promete un fin a los tiempos difíciles.Dios indicó a Israel que viviese en cabañas (sucot) por siete días cada año como recordatorio de los 40 años (Lv 23:41-43). Las sucoteran moradas temporales e inestables. Los techos eran hechos de tablas superpuestas colocadas una cerca de otra, cubiertas con ramas. La luz del sol y la lluvia se colaban entre ellas, pero el techo proveía más cobijo que dormir a cielo raso. El ocupante podía mirar arriba, a través de dicho techo, hacia aquel quien otorgaba la protección y estabilidad que una sucátemporal no podía proveer. Mirando hacia arriba a través del techo, a las nubes en el cielo, Israel recordaba la nube de gloria que había guiado al pueblo a través del desierto. Los judíos aún construyen sucothoy en día.

El humilde pasado de Yeshúa

Israel pasó 40 años en el desierto. De forma similar, Yeshúaayunó por 40 días en el desierto. Antes de esos 40 días, Yeshúa se sometió a sí mismo a una humillación mayor. Dejó el trono en los cielos. “La Palabra se hizo carne y estableció su tabernáculo entre nosotros” (Juan 1:114, traducción libre de la versión inglesa ISV).

Pablo lo describe. “Haya en ustedes esta manera de pensar que hubo también en Cristo Jesús: Existiendo en forma de Dios, él no consideró el ser igual a Dios como algo a que aferrarse; sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, haciéndose semejante a los hombres; y, hallándose en condición de hombre, se humilló a sí mismo haciéndose obediente hasta la muerte, ¡y muerte de cruz!” (Fil 2:5-8, RVA-2015)

Su humilde pasado

Sucotle recuerda a usted que Dios le ha sostenido a través de los desafíos de su pasado, y continuará sosteniéndole. Él hace que todas las cosas le ayuden para bien a usted (Ro 8:28) y a aquellos a quien usted puede alcanzar en nombre de Dios (2 Co 1:4).

El Señor puede incluso usar el pecado de su pasado para impulsarle. Cuando yo era joven dejé mis estudios universitarios por causa de una adicción a las drogas. Luego me uní a la milicia. Fue ahí que conocí a Yeshúay a mi esposa. Hoy tenemos cinco hijos y once nietos. Dios también restauró mi educación mucho más de lo que pudiese haber imaginado. Nada de eso habría sucedido de no haber sido yo un adicto. Él usó mi pasado y puede usar también el de usted.

“Entonces, ¿qué diremos? ¿Seguiremos pecando, para que la gracia abunde? ¡De ninguna manera! Porque los que hemos muerto al pecado, ¿cómo podemos seguir viviendo en él?” (Ro 6:1-2, RVC).

 

II. FELICIDAD

El festival de gozo de Israel

Israel llama a Sucot“la época de nuestro gozo.” El trabajo de la cosecha había terminado. La celebración incluía una procesión levítica acompañada de cantos, danza y antorchas. Cuatro candelabros se alzaban 22 metros, iluminando Jerusalén. Fue durante Sucot que Yeshúaproclamó, “Yo soy la luz del mundo.” (Juan 8:12). Israel celebraba una jovial ceremonia del agua. El Talmud dice, “quien no ha visto regocijo en el lugar de donde se saca agua, nunca en su vida ha visto regocijo.” Fue en aquella ceremonia del agua que Yeshúadesafió a todos quienes estuviesen sedientos a venir a Él (Juan 7:37-39).

Su felicidad

Israel vertió agua regocijándose en su liberación de 40 años vividos en un seco desierto, pues ahora se hallaban en la Tierra Prometida. ¡Sucotes la gran fiesta de Dios! Nos recuerda apartar tiempo para celebrar la bondad de Dios, por cuanto él nos ha sacado de nuestras experiencias en el desierto. ¿De qué lo ha sacado Dios? ¿Qué puede celebrar el día de hoy?

1 Tesalonicenses 5:18 dice que demos gracias a Dios “en todas las circunstancias”. Más aún, Efesios 5:20 nos desafía a dar gracias a Dios, “por todas las cosas”. Yeshúaejemplificó la gratitud cuando dio gracias por el pan, diciendo, “este es mi cuerpo, partido por ustedes”. ¿Cómo usará Dios el sufrimiento que usted ha vivido para bendecir su futuro?

Recientemente fui desafiado a ser agradecido cuando me desgarré el manguito rotador en un doloroso accidente, requiriendo entonces cirugía. Simultáneamente, alguien a quien amo también sufría una enfermedad.  Nos recordamos el uno al otro no desear la desaparición de los días difíciles, pues Moisés describe a la persona bajo maldición como aquella que siempre está deseando que el presente quede atrás: “por la mañana dirás: «¡Cómo quisiera que ya fuera tarde!», y por la tarde dirás: «¡Cómo quisiera que ya fuera otro día!»” (Dt 28:67). ¡Eso es vivir bajo maldición!

Sin importar con qué esté usted luchando hoy, reconozca que sus días de vida son limitados. La gente sabia sabe eso (Sal 90:12). Si confía en Dios, aprovechará al máximo cada día y estará predispuesto para disfrutar de un futuro por demás gozoso.

 

III. ESPERANZA

El futuro de Israel

Sucot guarda la promesa de un glorioso futuro. La Biblia lo demuestra a través de los sacrificios. Se sacrifican toros como en una cuenta regresiva: trece el primer día, doce el segundo día… Así hasta el séptimo día, en el que se ofrecen siete. Un total de setenta toros son ofrecidos en representación de las 70 naciones mencionadas en Génesis 10, en un lapso de siete días. Sucotapunta hacia la cosecha final de las naciones. En el octavo día un toro era sacrificado, apuntando así hacia el cumplimiento del plan de Dios. Israel habrá completado su misión de ser luz a todas las naciones (Is 60:1-6).

Su futuro

Un día usted habrá completado su misión. Dejará su inestable tabernáculo llamado “cuerpo humano”. Entrará al tabernáculo eterno de Dios y mirará el rostro del Señor.

“He aquí el tabernáculo de Dios está con los hombres, y él habitará con ellos; y ellos serán su pueblo, y Dios mismo estará con ellos como su Dios… verán su rostro” (Ap 21:3; 22:4, RVA-2015).

Solo imagínese ese día, ¡cuando Dios y usted estén juntos en el tabernáculo! ¿Cómo piensa que será ese primer momento? Si hubiese algo que usted quisiese hacer antes de ver a Dios cara a cara, ¿cuál sería? ¿Por qué no abocarse a ello desde hoy?

_______________________

Escrito por el Dr. Greg Stone, pastor de ministerios judíos de la iglesia Gateway en Southlake, Texas. Criado como judío conservador, recibió a Yeshúa como el Mesías prometido de Israel a los 24 años. Tras pastorear 20 años, obtuvo un doctorado en liderazgo mesiánico por parte de la universidad King’s University. El Dr. Stone es también veterano de la fuerza aérea de los Estados Unidos de América.

Si desea una auténtica receta de la cocina de la mamá yídish, haga clic aquí: La Cocina de la Mamá Yídish


¡Reciba nuestras noticias!

Síganos

Revista Zealous

OTOÑO 2019