SHAVUOT: UNA IMAGEN PROFÉTICA DE UNIDAD

Por Bonnie Saul Wilks
‹ Volver a Blog
Publicado en Artículos Destacados, Festividades Judías, Recursos Destacados, Shavuot, sobre 13 de abril de 2013

SHAVUOT es la gloriosa festividad de finales de primavera que cae en Siván 6 y 7. Sucede siete días después de la Pascua, cuando la cosecha de trigo comenzaba y cuando las primicias de las siete especias y hogazas de pan eran presentadas en el Templo. Es también el tiempo en el que se recuerda y celebra gozosamente la entrega de la Torá.

Lecturas: Libro de Rut

Palabra hebrea: Shavuot es el plural hebreo de la palabra shavúa, que significa “semana”. A partir de Pascua o Primicias, el sumo sacerdote contaba cincuenta días o siete semanas hasta la cosecha del trigo. El día cincuenta era Shavuot o Pentecostés (Lv 13:15, 16, 21).

“Así que Él es nuestra paz. En su cuerpo Él ha hecho al pueblo judío y al gentil uno, derribando la pared de hostilidad que los mantenía separados” (Ef 2:14 de la versión inglesa NCV).

El contexto de Shavuot es el fin de la cosecha de grano, que es el trigo. Comienza siete semanas antes, durante la Pascua, con la recolección de cebada. Al momento de la cosecha de trigo, las primicias de las siete especies de Israel eran reunidas y llevadas al Templo como ofrenda (Dt 8:8).

En tiempos antiguos esta era una temporada de gran regocijo (Jer 5:24; Dt 16:9-11). Cuando el templo existía, una ofrenda de dos hogazas de pan hechas con el trigo de la cosecha se horneaba y se ofrecía en el Templo. Durante esta temporada, el pueblo judío recuerda y celebra la entrega de la Torá en el monte Sinaí.

Como creyentes mesiánicos, además de honrar el ciclo de los días agrícolas en Israel, también recordamos que el Espíritu Santo fue derramado sobre los discípulos y demás personas reunidas en el Apostento Alto, con señales, poder y maravillas visibles. Fue en ese día que el Espíritu Santo fue dado y que el Cuerpo del Mesías o Iglesia nació.

Es costumbre leer el libro de Rut durante Shavuot, dado que es la celebración del final de la cosecha de grano. La cautivadora historia comienza en Moab, cuando tres viudas inician su viaje a Israel. Noemí, una exiliada en Moab y judía de regreso a casa, decidió regresar a sus raíces después de perder a su esposo y dos hijos. Orfa y Rut, sus dos nueras, fueron con ella con la esperanza de comenzar una nueva vida, lejos del luto y dificultares de sus vidas anteriores.

La Escritura nos dice que Noemí alentó a ambas mujeres a quedarse en Moab. Sin duda su razonamiento fue que no podía proveer para ellas, de su propio cuerpo, hijos para que se casaran con ellos. Con todo, en lo profundo de su corazón Noemí debió saber que esas jóvenes viudas llevaban en sus vientres las semillas del futuro del linaje familiar. Orfa se quedó en Moab, pero Rut dejó su patria y comodidad para ir a lo desconocido, dado su leal compromiso con su suegra y su pueblo. Eventualmente, Rut se casó con un pariente cercano del linaje de Noemí.

¡La inclusión de una gentil en esta hermosa historia de redención es notable! Su historia de amor traza el linaje de Booz y Rut, pasando por Obed hasta el rey David y finalmente Yeshúa. Este libro es apropiadamente recordado durante Shavuot—la cosecha del trigo. Quienes creemos, recordamos y honramos esta temporada como el tiempo en que el Espíritu Santo fue derramado sobre aquellos quienes esperaban en el Aposento Alto. El Cuerpo del Mesías nació ese día a partir de creyentes en Yeshúa mayormente judíos, pero tras el derramamiento del Espíritu, más y más seguidores gentiles de Yeshúa fueron añadidos a la Iglesia.

Efesios 2:14 nos dice que Dios ha derribado el muro de división entre judío y gentil. Tal como la imagen profética de Rut y Booz en el Antiguo Pacto, hoy nos hemos convertido en uno, como piedras vivientes que apuntan al único y verdadero Mesías y salvador del mundo.

¿Qué hablará más al mundo actualmente que judíos y gentiles amándose unos a otros? ¿Qué señal sería más poderosa que árabes y judíos, ancestrales enemigos, reuniéndose en uno solo? Efesios declara, con verdad, que Él es nuestra paz. No hay paz en el Medio Oriente o ningún otro lugar sin la verdadera paz que solo Dios puede traer.

Al trabajar en los campos de cosecha a nuestro alrededor y en otros países, traemos todo el grano bueno y valioso—tanto judío como gentil. Apocalipsis nos dice que toda lengua y tribu estará delante del cordero en ese día y le dará honra.

Oración: Te agradezco, Yeshúa, por la temporada de Shavuot, cuando recordamos la época de cosecha del trigo como el tiempo para reunir almas para tu reino. Gracias por la imagen profética de Rut y Booz uniéndose en pacto como judío y gentil. Gloria sea a tu nombre porque nos has hecho a todos dignos de tu sangre y has aplastado la pared de hostilidad entre nosotros.

Celebraciones y tradiciones de Shavuot: Algunos judíos religiosos pasan toda la noche leyendo la Torá, pues esta festividad conmemora el recibimiento de la Torá en el monte Sinaí. El libro de Rut es leído porque tuvo lugar durante el inicio de la cosecha de cebada. Hoy en día en los hogares judíos, muchos disfrutan comiendo productos lácteos como tartas de queso y quesos especiales, durante Shavuot. Algunos piensan que esta tradición se originó en el Cantar de los Cantares 4:11: “Leche y miel están bajo tu lengua”, refiriéndose a la dulzura de la Torá cuando participamos de ella.


¡Reciba nuestras noticias!

Síganos

Revista Zealous

OTOÑO 2019